Daniel Peña, basta de represión

Manifestación contra el rector

Aquí está de nuevo la CNT, siguiendo el calendario oficial de actos institucionales en los que el equipo rector de la universidad Carlos III dilapida el dinero que se ahorra en las nóminas de los trabajadores despedidos. Aquí está otra vez la CNT denunciando públicamente lo absurdo e inmoral de que esta universidad continúe su festival de eventos protocolarios, competiciones deportivas, cenas de gala, fiestas de inauguración y saraos, mientras más de 300 trabajadores y compañeros nuestros están desde hace un año en la calle, con la incertidumbre de no saber cómo llegar a fin de mes o cuál será el futuro a corto plazo de sus familias.

Hay que tener mucha desvergüenza para seguir tirando así el dinero. Hay que ser muy cruel para salir luciendo palmito y entregando trofeos de cara al público, mientras, entre bambalinas, el rector Daniel Peña, su equipo directivo y sus servicios jurídicos muestran su cara más feroz y fascista, abusando de los trabajadores y estudiantes que han decidido organizarse para luchar contra los despidos o denunciar su brutal subida de tasas.

Esto le ocurrió a nuestro compañero y delegado de la Sección Sindical de CNT en la UC3M, que desde el pasado mes de julio de 2012 está padeciendo las consecuencias, no solo de haber sido despedido después de cuatro años de servicio a esta universidad, sino también de haber levantado la voz contra quienes, desde sus casas en el barrio de Salamanca y con la comodidad de sus sueldos millonarios, precarizan el empleo y atemorizan al personal que trabaja en esta universidad.

No le ha bastado al rector Daniel Peña con violar la autonomía universitaria el pasado 2 de octubre y enviar a la Policía Nacional para disolver un piquete sindical que la sección de CNT estaba llevando a cabo en el campus de Leganés. No le ha bastado con atropellar la libertad sindical y clausurarnos la cuenta de correo y el acceso a las listas de distribución de información. No le ha bastado con dar órdenes estrictas, bajo la amenaza de despidos, a los empleados de seguridad de los diferentes campus, para que neutralicen a porrazos y puñetazos cualquier actividad de propaganda que este sindicato pretenda hacer dentro de la universidad. No le ha bastado al rector Daniel Peña con insultar a nuestro compañero despedido el pasado 5 de diciembre, mientras un empleado de seguridad le agredía y le rompía el megáfono con el que pretendía leer un comunicado. No le ha parecido suficiente: el pasado día 18 de febrero a nuestro compañero le llegó una citación del Juzgado de Instrucción número 8 de Getafe para declarar el próximo 29 de abril en calidad de imputado en un juicio de faltas. El rector de la Universidad le ha denunciado por coacciones y desórdenes públicos por haberse subido junto a varios compañeros suyos con una pancarta al estrado del salón de grados durante el piquete con que se inició el conflicto sindical por su despido el pasado 18 de septiembre.

De esta manera, el rector Daniel Peña Sánchez de Rivera pretende mandar un mensaje claro a los futuros despedidos en la universidad Carlos III de Madrid: "cuando te echemos de tu puesto de trabajo, vete a tu casa en silencio y espera sumiso allí a ver si te volvemos a llamar dentro de unos meses, porque si te atreves a protestar y denunciar lo injusto de esa situación, sufrirás las consecuencias." Es el mismo mensaje que durante esta semana pasada el rector de la Universidad Politécnica de Madrid ha querido transmitir a los trabajadores despedidos de aquella institución, llenando el campus de antidisturbios para impedir que los empleados celebrasen asambleas.

Desde la Sección Sindical de CNT en la UC3M no estamos dispuestos a permitir que se avasalle de esta manera a trabajadores que simplemente están reivindicando lo que es justo y defendiendo un puesto de trabajo y un salario de mileuristas. No se lo consentimos a empresarios de tres al cuarto cuando despiden y acosan a nuestros compañeros, así que mucho menos se lo vamos a permitir a supuestos empleados públicos con complejos de déspotas.

Queremos dejar claro que en esta universidad los únicos que coaccionan y desordenan lo público son ellos, el rector y sus socios y amigotes en empresas y bancos como Ibercaja, patrocinador de esta Carrera Popular Intercampus y responsable de más de 300 desahucios solo en 2012 en la Comunidad de Madrid. Además, Ibercaja ha sido el principal financiador durante años de la Fundación O'Belén, empresa gestora de centros de menores denunciada por diferentes colectivos e instituciones, incluido el Defensor del Pueblo, por haber cometido torturas y ser responsable de la muerte de Hamid, de 12 años, en el Centro Picón de Jarama y de Saray, de 14, durante su traslado al centro que O’Belén gestiona en Azuqueca de Henares (Guadalajara).

No vamos a consentir que el dinero que se ahorra la Universidad Carlos III en nóminas de trabajadores despedidos sirva para lavar la imagen de empresas y bancos responsables de la miseria de millones de personas en este país. No vamos a permitir que al rector Daniel Peña, en vez de caérsele la cara de vergüenza por despedir y acosar a trabajadores de la Universidad, aparezca en público para entregar premios.

Pedimos disculpas a los atletas profesionales y a los trabajadores que iban a recibir hoy su premio. Estamos seguros que comprenderán que, antes de las competiciones y carreras de unos contra los otros, está la solidaridad entre iguales y, ante todo, la solidaridad con los trabajadores de la universidad Carlos III despedidos.

¡¡READMISIÓN, COMPAÑEROS DESPEDIDOS!!
¡¡NINGUNA AGRESIÓN SIN RESPUESTA!!
¡¡FUERA PARÁSITOS DE NUESTRA UNIVERSIDAD!!

El banco engaña, estafa y echa a la gente de su casa
Encerrando no se educa